Un traje o una corbata no lo es todo en el mundo de los negocios

     

¡La primera impresión sí cuenta! sin embargo, esto no quiere decir que siempre debes asistir a una reunión con tu mejor traje de gala o unos zapatos de tacón. En la actualidad, ser auténtico es más influyente que ser elegante, y mostrarse accesible es más efectivo si eres tú quien ofrece tus servicios a otras empresas.

Algunos factores que debes considerar al momento de asistir a una reunión de negocios son:

  • ¿Con quién es mi reunión?: Si tu reunión de negocios es con personas emprendedoras o que tienen una start up, es recomendable una imagen más relajada, sin caer en informalidades. No quieres dar una imagen de superioridad incorrecta o que te vean inalcanzable. Por el contrario, si la reunión es con una gran empresa o un gerente con años de experiencia en el mercado laboral, es necesario estar al nivel y presentar una imagen prolija, formal y que te represente como un hombre de negocios.
  • ¿Dónde es mi reunión?: Tener en cuenta la locación es fundamental, no es adecuado asistir a una oficina empresarial en zapatos deportivos o con lentes de sol, pero si la reunión es en un ambiente al aire libre, como un parque, ir en tacones de aguja será definitivamente una mala decisión. Entonces, una vez que sepas el punto de encuentro para tu reunión de negocios, dedica el tiempo necesario a escoger un atuendo que vaya acorde con tu imagen pero que te permita desenvolverte cómodamente en el ambiente donde vayas a estar.
  • ¿Qué tipo de negocio quiero cerrar?: Si estás en búsqueda de beneficios económicos, patrocinios o sponsorship, debes presentarte con una imagen confiable, segura y estable. Ningún empresario va a invertir dinero en una persona que no le inspire seguridad, sin embargo, en estas situaciones no debes ser extremista. Está bien ser formal pero sin exagerar, esto también podría generar desconfianza si te notan aparentando una realidad imaginaria o intentando impresionar demasiado. En cambio, si eres tú quien ofrece tus servicios, necesitarás verte accesible. Haz sentir cómodos a tus cliente y que no tengan miedo de cerrar negocios contigo, sin perder tampoco la formalidad, ni caer demasiado en la zona de confort.

Por último, recuerda que después de tu imagen corporativa, con todos sus matices incluidos, lo más importante es el cómo te expresas ante tus clientes y el discurso de compra-venta que presentes. La combinación correcta de estos elementos, será lo que te lleve a tener éxito en tu negociación y aumentará tu número de promotores, no solo para ti como vendedor o cliente, sino también para la empresa o negocio que representes.

Adicionalmente, te invitamos a descargar nuestro paquete de plantillas power point para que tus presentaciones de negocios sean más efectivas:

New Call-to-action

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.