Evalúa si haces feliz a tus clientes respondiendo estas preguntas

     

La relación entre tu cliente  y tú es equivalente a un organismo vivo que necesita ser alimentado, cuidado y amado para tener una vida saludable. Sino satisfaces las necesidades básicas que éste te manifiesta seguramente no perdurará en el tiempo y posteriormente morirá. Obviamente es una situación que como empresario nunca debes permitir, pero si algo es cierto es que debes elegir la relación más adecuada ya que hay factores que están involucrados en esta  coexistencia.

Para ello debes evaluar cuan feliz es esta relación, por desgracia cuantificar el valor que le proporcionas a tu cliente no es para nada fácil, así que para llegar a una buena conclusión debes responderte las siguientes preguntas:

¿Proporcionas valor a tu cliente?

El  valor que proporcionas de cara al cliente solo puede ser medible según el nivel de confianza que él te demuestre. El cliente espera un nivel de profesionalismo, eficiencia y credibilidad, para seguir creyendo que eres la empresa o negocio indicado para ellos, demostrarle con acciones que te interesa cubrir sus necesidades abarca una cantidad enorme de factores, que se deben cuidar, entre los más importantes podemos nombrar la atención al cliente, la respuesta inmediata a sus dudas, la calidad del producto o servicio, y mantenerlo informado con respecto a tu producto o servicio.

¿Es buena tu calidad de Atención al cliente?

Como notarás la calidad de servicio es un factor diferencial que además de agregar valor a tu cliente, genera compromiso con tu marca, empresa o servicio. Se puede definir como el nivel de excelencia que la empresa decide lograr y mantener, en función de los deseos y necesidades de sus clientes. Pero para ello debes tener claro cuáles son sus deseos y sobre todo sus necesidades, aunque la calidad de servicio sea subjetiva y difícil de cuantificar, si investigas bien a tus cliente tendrás un cumulo de deseos que puedes identificar y plantear la estrategia adecuada para llegar satisfacerlas.

¿El precio que ofreces refleja el valor de tu producto o servicio?

Debes estar consciente de cuál es tu posición en el mercado, tu participación y si tus precios son acordes a la calidad de  tus producto, la importancia del precio se remonta al principio de la civilización, el precio no es más que darle un valor a un bien, servicio u objeto que se pretende intercambiar, basado en esta simple definición debes entender que la relación del precio con el producto es un intercambio Valor-Valor, si no mantienes esta premisa, el cliente se dará cuenta más pronto que tarde que no mantienes ese equilibrio y lo que vendes simplemente dejará de venderse y tu reputación también se verá afectada.

¿Proporcionas respuestas inmediatas a las dudas del cliente?

Es bien sabido que un cliente insatisfecho puede dañar fácilmente la imagen y la reputación de tu marca, producto o servicio, así que o lo atiendes bien y a tiempo o puedes ir olvidándote de conseguir el éxito, en esta época es obligatorio mantener un contacto directo con el cliente y darle respuestas directas o indirectas a sus dudas e inquietudes. Cuando me refiero a respuestas directas, me refiero a respuestas vía email, redes sociales, telefonía, mensajes de texto y cuando digo respuestas indirectas me refiero a responder a esas inquietudes sin que él te lo pida, mediante un artículo, post, un blog informativo, creación de contenidos entre otros.

Después de haber respondido estas preguntas podrás tener una visión general de lo que necesitas hacer para hacer feliz a tus clientes, por supuesto tu dedicación y ganas de mejorar constantemente quizás te llevará a formularte otras preguntas que seguro te servirán para seguir manteniendo esa relación simbiótica entre ambas partes.

Si te ha gustado no olvides compartirla en tus redes sociales y te invito a descargar el siguiente archivo totalmente gratis:

Descarga AQUÍ Gratis La Plantilla para diseñar tu Plan de Contenidos

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.