¿Cómo conocer a mi consumidor? (Parte I)

     

En estos días, donde el consumidor cambia de parecer con solo ver una imagen y cualquier comentario puede afectar su decisión de compra, es fundamental conocer cómo sienten, cómo piensan, qué les gusta a ellos y a círculo social, ¿por qué? Un amigo puede hacer que tu cliente cambie de opinión un segundo antes de pagar por tu producto  o servicio. Es por esto que, en la actualidad necesitamos ser más que mercadólogos, publicistas y vendedores; también debemos ser psicólogos, sociólogos, biólogos y un poco antropólogos.

Una vez, ese gran “genio” conocido por todos y llamado Steve Jobs, dijo “La gente no sabe lo que quiere, hasta que se lo muestras”, sin embargo, ahora podemos decir que la gente no sabe lo que quiere hasta que alguien muy influyente se lo dice. Y con influyente no nos referimos a esos influencers en redes sociales, sino a alguien importante para el consumidor: el novio, la mejor amiga, los padres, etc.

Ahora bien, debemos tomar en cuenta factores como el género, la edad, dónde viven, la clase social, etc. Una joven de 17 años, clase media alta y soltera, no quiere lo mismo que un joven con sus mismas características y mucho menos coincide con los deseos de alguien de 17 años, clase media baja y soltero. Entonces, ¿un solo mensaje de compra o promoción me va a servir para los 3? Claramente, no.

Hace unos años la práctica del “Global Branding” era considerada muy efectiva debido a que, en tema de costos era mucho más económico invertir en una sola campaña para todo el mundo, sin embargo muchas empresas fracasaron en otros mercados porque los usuarios no conectaban con sus campañas, por ende tenían que hacer una nueva inversión completa para otra campaña y perder lo que ya habían invertido en la anterior.

Es fundamental saber que el consumidor de hoy se encuentra hiperinformado, puede ver tu reputación en dos minutos y en al minuto tres alguien influyente para él puede hacerle odiar tu marca, producto o servicio. Además, si no tienes un punto diferenciador importante, mientras busca información sobre ti, conseguirá a 10 empresas más que quizás ofrecen mejores cosas que tú, en menor tiempo y con mayores facilidades para él.

Enfócate primero en ser un competidor fuerte y luego ocúpate de invertir sabiamente en la publicidad y promoción segmentada y adecuada a tus objetivos. Si quieres leer más sobre este tema, te invitamos a ver nuestra parte II.

Adicionalmente, te invitamos a descargar nuestro formato gratuito para analizar a tu competencia:

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.