7 principios para sobrevivir en tiempos de caos

     

No hay reto más grande que tomar decisiones en tiempos de caos. Los constantes cambios mundiales a nivel social, económico y político han transformado nuestros mercados. Ante esto, continuamente nos vemos desechando planificaciones y estrategias que pierden efectividad rápidamente para adoptar otras nuevas con la esperanza de obtener mejores resultados.

En este contexto tan variable, es muy fácil perder el rumbo al tomar decisiones apresuradas o erradas. Para no quedar en la deriva, es importante mantener siempre presente estos siete principios mientras combatimos el caos:

Asegurar la participación en segmentos claves de clientes. Para garantizar la supervivencia, es indispensable identificar a los clientes más rentables y leales, y establecer relaciones duraderas con ellos basadas en ganar-ganar. Ofrecer un trato especial, donde la inversión que hacen al comprarle a usted le de beneficios superiores a los de la competencia, es la estrategia ideal.

Obtener la cuota de mercado abandonada por los competidores. En tiempos de turbulencia y caos, muchas empresas se han debilitado al punto de salir del mercado, dejando a sus antiguos clientes a la deriva y con la necesidad de migrar a otros establecimientos. Haga que su empresa se convierta en el destino de estos clientes abandonados.

Investigar más a los clientes. Así como las empresas pasan por cambios, los consumidores también lo hacen y en épocas de turbulencias sus necesidades y deseos están en flujo. Incluso aquéllos clientes de su segmento central y a quienes usted conoce tan bien, están cambiando. Acérquese a ellos, investíguelos, monitoree su comportamiento de compra y adáptese en lo posible a sus nuevas demandas.

Mantener el presupuesto de marketing. En tiempos de turbulencia, lo ideal es recortar gastos innecesarios, pero el marketing nunca es uno de ellos. Todos los competidores que se mantienen aún en el mercado buscan poseer el segmento más rentable, y eliminar las estrategias de marketing lo sacará sin lugar a duda de la competencia. Sin embargo, en estos casos, es necesario que cada moneda invertida sea bien pensada. Aplique políticas de marketing grandes o pequeñas, pero rentables.

Cuidar los canales de comunicación. Cercana a la recomendación anterior, la inversión publicitaria debe mantenerse, aunque reformada de ser necesario. Diseñe un mix comunicacional que aumente el alcance de su mensaje y nivel de persuasión, investigue los nuevos medios y si su producto se adapta a ellos, ya que en muchos casos la publicidad digital es más económica y efectiva que la publicidad en medios tradicionales. Las preventas y ruedas de negocios con los medios son grandes oportunidades que no deben ser desaprovechadas.

No aplicar descuentos en los mejores productos. Si tiene en su establecimiento productos u ofrece servicios que garantizan en mayoría el flujo de ingresos necesarios para operar, no aplique descuentos directos en ellos. Considere los descuentos en productos de baja rotación o en los que está seguro que podría hacerlo sin afectar la reposición de inventario.

Mantener lo fuerte y abandonar lo débil. Así lo recomendó el especialista en marketing Philip Kotler años atrás. En los mercados turbulentos, sus marcas y productos más fuertes deben fortalecerse aún más. No hay tiempo ni dinero que perder en proyectos carentes de una propuesta de valor fuerte o una base de clientes sólida. Por el contrario, centre su inversión en lo que ha posicionado en el mercado, en lo que ve seguridad y tiene garantía del retorno de la inversión.

¡Comparte con nosotros que otras prácticas han funcionado en tu empresa!


También te puede interesar:


Descarga nuestro recurso gratuito “Guía: ¿cómo crear tus objetivos?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.